El mes de marzo marcó por siempre la vida del mundo y por consiguiente a México.

Se hizo presente el COVID-19 el virus que, por su alto grado de contagio, poco a poco empezó a paralizar todo tipo de actividad a nivel mundial.

En México esta afectando notablemente la ECONOMÍA, empresas y establecimientos pequeños han tenido que cerrar y por consiguiente han despedido a su personal, por ser prácticamente imposible de mantener los salarios de sus empleados.

La Salud Física se ve seriamente afectada por la baja actividad, ya que los lugares en donde se podía practicar algún deporte ,ya fuera cerrado o al aire libre, tuvieron que cerrar sus puertas por ordenes del Gobierno en este caso la Secretaria de Salud.

La Salud Mental también es afectada por estar encerrados en casa o departamento, en donde algunos privilegiados trabajan en el llamado home Office ,pero ahí mismo comen y duermen, no tienen contacto físico más que con su familia ( si aún vive con sus padres) (o con su esposa e hijos), pero es más difícil cuando se vive solo, ya que no tiene con quien convivir directamente y solo se tiene contacto por las redes sociales, es decir a la distancia.

Prácticamente todo se tiene que hacer desde casa.

Este virus ha puesto al mundo de cabeza, en 4 meses a nivel mundial hay muchos contagios y muchos muertos, y nos damos cuenta de que los seres humanos somos mucho más frágiles que lo que suponemos y que en cualquier momento nuestra vida esta en peligro o nos da un gran giro.

Tenemos que aprender la lección, tenemos que vivir la realidad, sabemos que el virus es mortal y más si no seguimos algunas reglas que dictan las autoridades a nivel mundial y a nivel de nuestro país, reglas tan sencillas que algunas personas piensan que no sirven de nada… estas sencillas reglas son usar cubrebocas cuando estas cerca de alguna persona o vas a pasar cerca de ella, lavarse y desinfectarse las manos cada que tengas contacto con algún objeto que sea tocado por muchas personas y sí tienes que salir de tu casa por alguna situación, al regresar lávate o báñate inmediatamente para evitar un posible contagio.

Debemos aprender a convivir con este virus, atendiendo las indicaciones y recomendaciones de los investigadores y doctores que son los más preparados para este mal que nos está aquejando.

Sabemos que el ejercicio y la alimentación son dos factores fundamentales para mantener alto nuestro sistema inmunológico, no dejemos que la pandemia siga con su devastación.

COME DE MANERA SANA Y RESPONSABLE SIN OLVIDAR HACER EJERCICIO DE MANERA ADECUADA (consulta a un profesional)