Sin duda alguna el COVID-19 nos tomó de sorpresa y llegó a cambiar nuestro entorno y el deportivo no fue la excepción.

Centrándonos en el atletismo y carreras de montaña atletas tanto de nivel elite pasando por intermedios y amateurs nos vimos afectados a nivel competencia y entrenamientos. Como corredores teníamos 2 opciones, seguir con los entrenamientos en casa e intentar mantener la condición o bien aprovechar en tomar descansos necesarios.

En países como en España e Italia, naciones que son de las más fuertes en cuanto a atletismo y carreras de montaña, se optó por extremar medidas de cero actividades fuera de casa siendo España el más riguroso. Por citar un ejemplo: ¿Qué empezaron a hacer atletas de clase mundial como Pau Capell, Pablo Villa,  ¿y Sheila Avilés?

Cada uno empezó a decidir cómo llevar y seguir su entrenamiento, en el caso de Capel, llamó la atención quien fuera ganador junto a Pablo Villa de la Transgrancanaria optara por no parar de entrenar incluso haciendo de a 2 a 3 horas en banda, al contrario de Villa quien decidió tomar un buen descanso y tal vez mentalmente afectado en no encontrar la motivación de seguir entrenando al no ver alguna competición cercana. Sheila Avilés, al no tener una caminadora se enfocó en ejercicios de fuerza.                  

Generalizando, cuantos de nosotros no nos vimos enfrentados en estas mismas situaciones buscando encontrar la motivación o seguir entrenando con herramientas que tuviéramos a la mano. 

Afortunadamente como especie humana tenemos algo que nos caracteriza y eso es la adaptación, podemos llegar a adaptarnos a situaciones complicadas y salir avante. Los corredores estamos familiarizados con la palabra adaptación y lo vemos día a día en nuestros entrenamientos el simple hecho de un día correr 40 minutos y repetir el mismo entrenamiento una semana después corriendo 50 minutos eso es lo que conocemos como adaptabilidad.

¿Qué panorama esperamos y como volver al entrenamiento?

Queda claro que aún estamos en una situación de alarma en cuanto a la propagación del virus, podemos hacer actividad física fuera de casa con las debidas medidas necesarias que todos ya sabemos, cuidándonos entre nosotros, pero también queda claro que el mundo de la competición no es que se pueda ver afectado a mediano-largo plazo, pero sí que van a cambiar ciertas normas por lo menos para lo que resta del año.

En este apartado ya quien determinará las medidas adecuadas de sanidad pre – durante y post carrera será el equipo organizador junto con las autoridades correspondientes de cada lugar en donde se celebrarán.

Nosotros los corredores quizás nos podemos encontrar con diferentes emociones, confundidos, deprimidos, no sabemos por dónde y como seguir entrenando y esto es válido pues al no estar preparándonos para un objetivo en específico esta parte puede llegar a ser difícil de organizar.  

Quisiera enumerar algunos puntos importantes de cómo volver a los entrenamientos.

1.- Todos enfrentamos de manera diferente esta cuarentena, hay algunos que siguieron entrenando en caminadora, otros que se enfocaron más en fortalecer puntos débiles, otros en descansar y hacer actividad solo algunos días, los que hicieron más bicicleta o cuerda porque no tenían caminadora en casa, etc. Entonces aquí si debiéramos de forma individual analizar que hicimos.

2.- Tomando el punto anterior, este regreso deberíamos realizarlo de forma gradual haciendo totalmente caso a las sensaciones del cuerpo y de una forma relajada recomiendo que no pasemos del 85% de nuestra frecuencia cardiaca si hacemos salidas de más de una hora.

3.- No salgamos a correr como si quisiéramos correr un maratón es muy importante cuidar la carga, la duración e intensidad del ejercicio.

4.- La actividad física es muy recomendable, pero también puede convertirse en una situación de estrés para el cuerpo si no cuidamos la intensidad y actualmente con el virus podemos estar propensos a que nuestras defensas bajen si hacemos demasiada actividad sobre todo fuerte.

5- Podemos notar que al volver a los senderos nos cuesta un poco de trabajo a como antes corríamos esto es porque nos desacostumbramos posiblemente al estar corriendo en caminadora o haciendo bicicleta, la buena noticia es que nuestro cuerpo podrá adaptarse de nuevo en pocos semanas.

6.- Al no tener un objetivo de carrera en concreto podemos diseñar nuestros ciclos de entrenamiento, un ejemplo puede ser hacer un método polarizado que puede consistir en 1 a 3 semanas de carga ascendente y a la cuarta semana tomar un descanso para asimilar el entrenamiento.

7.- Complementar con ejercicios de fuerza de 2 a 3 días y hacer estiramientos.

8.- Alimentarnos sanamente, dormir bien y evitar situaciones de estrés hará que tengamos un sistema inmunológico fuerte y seguir con la actividad física.

No nos queda más que esperar y estar al tanto de las noticias que vayan surgiendo sobre el mundo de la competición y como será este regreso, qué medidas va a implementar cada organizador y autoridades para el cuidado de todos los participantes. Por lo pronto disfrutemos, cuidémonos y corramos por el gusto de sentirnos bien física y mentalmente.

Hugo Haas

Coach de atletismo y preparador físico.